09 enero 2006

Reyes Majos

Si estás leyendo esto es que has superado el trago navideño, ha sido duro pero aquí seguimos. Como colofón de fiestas, terminó el suplicio con el día de Reyes. Tocó repartir regalos; con suerte incluso tocó recibir. Pero desde luego, jamás se borrará de mi memoria el día en que tuve aquel juguete en mis manos. Corría el año - aproximadamente - 1986 y mi infantil mente sólo tenía grabado un juguete, objeto de mi deseo, devoción, locura transitoria inducida por los anuncios televisivos y mi afición al dibujo. Tenía que ser mio, y finalmente lo fue. Hablo de mi Telesketch. Ese año fue único por dos motivos: ha sido el único que he deseado firmemente un regalo y porque el año anterior había ocurrido un hecho que ahora os relataré:

Antes - y a partir - de ése año, el unico regalo que caía en mis manos (y seguramente os habrá pasado a muchos de vosotr@s) era el último que habías escrito en la carta, y que casualmente era el que tus padres te habían dictado a ultima hora; y la carta quedaba asi:

1. Un scalestric

2. Un mecano

3. Una maquina de escribir

4. Chuches y chicles

5. La camiseta del Goku

------------------------- Y aquí, en este momento, tu madre te decía: "Ponles también unas zapatillas de estar por casa, que las necesitas..." E inocente de ti, escribias en la carta

6. Zapatillas de estar por casa. <- ¡La cagaste!

Ahi estaba tu regalo... ¿dónde se han quedado los otros cinco que le pedí?¿Por qué coño se han olvidado de todo menos de las zapatillas? Y aquí, empezaba la duda...

"Um... el regalo que me dijo la mama que pidiera... Mmm... aquí hay algo que me esconden, estos estan compinchados."

Y efectivamente, veías como al día siguiente todos los niños iban con sus bambas nuevas a clase... ¡curioso! ¿Te dijo tu madre que pidieras unas bambas? ¡A mí tambien! Uuu.. y empieza aquí una etapa en la mente infantiloide en la cual sólo piensas en conspiraciones y seres del más allá y del espacio exterior (esto también probablemente se debía a que año tras año, en la misma fecha, el mismo día, volvían a repetir por la televisión esa película de ese extraterrestre con ese dedo por el que más de una hubiera pagado...) Entonces ocurre. Llega el espavilado y lo suelta. Y todos como incrédulos pero sospechivos (este palabro es mío) introdujimos una nueva posibilidad en nuestras cabezas. No solo están compinchados... ¡¡la conspiración es total!! Y te quedas pensativo hasta el año siguiente.

Y todo esto venía por lo que ocurrió el "año siguiente". Los acontecimientos anteriores habían casi confirmado las espectativas de que los reyes, o más bien, la conspiración, me trajeran de nuevo el albornoz que, inteligentemente, me hicieron introducir en las peticiones de la carta real a última hora y casi sin darme cuenta, como quien dice. Entonces és el año, el momento, cuando estaba esperando ya el "albornoz" deseado... llegó mi regalo, ¡¡¡ mi Telesketch !!! Y fue el primer año en que entre a la habitación de mis padres, y sin saber a ciencia cierta si la conspiración era real, con una gran timidez, solté un casi inaudible: "Gracias". Mis padres se quedaron sin saber qué contestar... esa fue la confirmación. ¡Descubrí la conspiración!

Y con esta tierna historia de infancia, doy por finalizada la Navidad 2005, y por tanto, quito ya de una vez la nieve que inundaba mi blog, que no veas que odio le estaba pillando ya.

4 comentarios:

noName dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
noName dijo...

Estoy absolutamente en contra de la conspiración Navideña. Por suerte nunca he tenido que pasar por este aro.

Gracias a Dios (que no nació el 25 de Diciembre) mis padres me libraron del engaño al que son sometidos los niños en nombre de la inocencia. Y quizas lo mas triste de todo es que a su vez, los adultos son absorvidos por el mas poder autómata y consumista con el que el mundo actual esta regido.

A mi me gusta hacer el tonto, pero cuando yo quiero, no cuando me obligan a hacerlo.

Siento ser tan duro. Pero cada año vuelve la "Feliz Falsedad!"

PorKu dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. Pero ésto cada vez va a más, americanizandonos a tope, consumismo, capitalismo, prohibicionismo... os vais a cagar! Bush Powa!

Anónimo dijo...

Buck
Fush!