03 agosto 2006

La curva de la felicidad (VI)

Ahora sí que sí... Agosto. Solo pronunciarlo suena a vicio y perversión, a playa o montaña, relax o fiesta ... Pero sobretodo a desconexión. Ya llegan las ansiadas vacaciones, y como tal, puedo contar por horas (13) lo que me queda de trabajo para descargar el cerebro de la presión laboral.

Yo por mi parte, sigo de descanso pre-vacacional en cuanto a dieta y deporte se dice. La lesión del hombro va en buen camino y por lo tanto, supongo y espero que en Septiembre volveré al ataque contra el michelín, que depende de cómo vayan las vacaciones habrá aumentado o disminuido. Lo tengo comprobado: a base de fiestas y alcohol, uno de los pocos alimentos ingeridos durante este mes... se adelgaza. No lo pretendo, puesto que las tapitas también son mi perdición, pero normalmente en verano adelgazo sin buscarlo. Aunque la edad también cambia el metabolismo, y a partir de los 25 hay que andarse con cuidado, porque parece que la barriga dice "eh, ¿que tienes 25? Te vas a cagar..." y se pone a hincharse sin parar, y cuando te quieres dar cuenta, ya eres uno más de los barrigudos, felices quizá, pero barrigudos.

Así que, os quedáis sin foto de nuevo, y yo... con mi flotador.

1 comentario:

Cañita dijo...

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡joder que barrigón!!!!!!!!!! Empieza a cuidarte o vas a acabar así