20 octubre 2009

Es inminente.

El proceso continúa. No se si el revuelo que ha creado la posibilidad de la obligatoriedad de la vacuna ha podido frenar en parte la gran amenaza que ésta puede significar, pero la noticia sigue caliente tras estos días. Si buscas no demasiado puedes encontrar tanto que mañana "Francia comienza la campaña de vacunación contra la gripe H1N1", como que "Sanidad decide el jueves la fecha de vacunación contra la gripe A" y así infintas entradas. Pues bien, quiero dar un paso más, y hoy no hablaré ni de vacunas ni de sospechas. Hablaré de una realidad que nos afecta a todos y que muy pronto se impondrá en todo el mundo. ¿Habéis oido hablar de los alimentos transgénicos?¿Os habéis parado a pensar qué significan? Los promotores de los transgénicos dicen que su producción solucionará los problemas de hambre. Quizá sí, pero de sus empresas nada más, porque su producción y el marco jurídico-legal están concebidos para constituirse en un elemento de dominación.

El plan conocido como Codex Alimentarius será implementado universalmente en diciembre del 2009. Codex Alimentarius no es un plan para proteger la salud de los consumidores, sino un esfuerzo para aumentar las ganancias de varias multinacionales y sobre todo, para implementar el plan establecido y enunciado en el Memorando 200 del Departamento de Estado Norteamericano de usar los alimentos como arma de control natal y poblacional. Basta darse cuenta quienes están detrás de este plan para entender lo que el mismo implica.

El plan Codex Alimentarius está siendo empujado a los gobiernos y a la población por la Comisión Codex Alimentarius (CAC), fundada en 1962 por las Naciones Unidas y su principal objetivo es estandarizar el entendimiento de lo que se considera como un ‘alimento’. Uno de los objetivos primarios del establecimiento de la CAC fue de quitar barreras al comercio internacional de alimentos. En aquel momento, la Asamblea de la Salud del Mundo de la Organización Mundial de la Salud aprobó el establecimiento del "Programa en Estándares de Alimentos", un plan conjunto de la OMS y la FAO creado para producir estándares para alimentos que entonces sería ratificado por la Comisión de Codex Alimentarius. La "ratificación" es el método por el que un estándar propuesto llega a ser parte del mandato general de Codex Alimentarius. El trabajo de la CAC es la ratificación de estándares interpuestos por países miembros. La CAC hace todas las decisiones finales dentro de la organización de Codex.

Codex Alimentarius fue creado a través de una compleja colaboración entre la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización para la Agricultura y Alimentos (FAO), la Organización Mundial del Comercio (OMC); - la cual ha sido autorizada para obligar a los países a aceptar Codex Alimentarius bajo pena de sanciones comerciales y económicas-, la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos y el Departamento de Agricultura de ese país. Estas organizaciones están trabajando en conjunto con empresarios de las compañías farmacéuticas, químicas, de biotecnología y otras, para reforzar el alcance del plan Codex Alimentarius alrededor del mundo con más efectividad. De hecho, este plan pretende eliminar la existencia de alimentos naturales a través del establecimiento de un monopolio encabezado por la industria farmacéutica.

Algo muy importante que se debe entender es que el cuerpo humano está diseñado para tratar y curar casi cualquier enfermedad que se conoce, si este se mantiene saludable. El cuerpo es capaz de acabar con bacterias, virus, gripes, cáncer, herpes y otras afecciones si el sistema inmunológico está equipado con los nutrientes necesarios. Codex Alimentarius permitirá que alimentos genéticamente modificados o GMO sean aún más comunes en la dieta de millones de personas, haciendo imposible predecir qué puede suceder en nuestro organismo. El gobierno actual de EEUU es un defensor firme de que los alimentos genéticamente modificados no tengan una etiqueta que los identifique, limitando así la opción que el consumidor debe tener de escoger productos orgánicos sin GMO.

Monsanto, es una empresa que provee de productos para la agricultura, ha expresado públicamente su deseo de convertirse en el único proveedor de semillas en el planeta, todas ellas infestadas de organismos genéticamente modificados, tales como la mezcla de genes de insectos con plantas o genes animales con humanos; y muchas otras combinaciones. Es inimaginable las consecuencias nefastas que surgirían como consecuencia de la invasión de genes foráneos en el organismo humano. Cada año, granjeros norteamericanos son demandados por corporaciones multinacionales de biotecnología -como Monsanto®- porque descubren que tienen semillas de su propiedad en las fincas. ¿Y como es que estas semillas llegan a los campos de personas que no compraron productos de Monsanto? En muchos casos sus campos son contaminados por polen de campos cercanos con cosechas de GMO sin su conocimiento. Monsanto® entonces los demanda por "infracción de derechos sobre la propiedad intelectual". Como consecuencia, los granjeros pierden sus fincas en los tribunales, pues el derecho de patentes protege a Monsanto y no al granjero.

En el siguiente documental podemos ver hacia dónde desemboca la andadura transgénica en la alimentación:

Videos tu.tv

... y quizá muchos os estaréis preguntando ¿por que ahora PorKu nos habla de transgénicos cuando nos ha querido alarmar sobre la vacuna de la gripe A? Quizá sea demasiada información en poco tiempo. Pero el problema es que Tiempo es lo que no nos sobra. Como podéis comprobar todos estos movimientos apuntan a unos grupos reducidos con intereses comunes. OMS, ONU, etc. Es muy complicado para cualquier persona cuerda pensar en lo que muy probablemente está sucediendo en estos dias. Quizá una casualidad... o por qué no, la culminación de un proyecto que lleva mucho tiempo gestándose. Dejadme unos días para reflexionar como abordar la idea, pero de momento, abrid bien los ojos y no os perdáis detalle de lo que le está pasando al mundo.

1 comentario:

Luife4 dijo...

Además, querido amigo se da el dato que España después de los 5 grandes productores de transgénicos: EEUU, CANADÁ, BRASIL, ARGENTINA Y CHINA es uno de los grandes productores de esta mierda. Y que sepa la gente que mucho de lo que comemos ya proviene de este tipo de alimentos. Salud